"Peritaje psiquiátrico" para un cura de Fuenlabrada 'acusado' de ser gay

El obispado rechaza las acusaciones de Andrés, sostiene que le ha destituido por "motivos pastorales" y que el trato que ha recibido ha seguido "las disposiciones del derecho canónico". En un escueto correo electrónico enviado a este diario, se limita a afirmar que la versión del cura "no se corresponde con la realidad".

El pasado 11 de noviembre el párroco recibió una carta del obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, en la que le comunicaba su cese temporal por "actos de tipo gravemente irregular", y le imponía, "con el fin de evitar escándalos", un "peritaje psiquiátrico", así como la prohibición de residir en Fuenlabrada.

El sacerdote afirma que el prelado le dijo después, en una reunión, que esos actos irregulares aludían a una relación homosexual con un seminarista. Ambos niegan haber mantenido una relación sentimental más allá de la amistad. "Es como un padre adoptivo para mí", afirma Yannick Delgado, el seminarista, de 28 años y origen cubano.

Por ese motivo, según la versión del cura, el prelado designó a un psiquiatra para que le analizara. "Me interrogó de forma denigrante, me preguntó si mis padres me habían violado de niño o si les había visto tener relaciones sexuales entre ellos". El médico le prescribió, entre otras pruebas, la de detección del VIH. La terapia que deberá seguir, "conforme a los postulados de la antropología cristiana" -como dice la orden del obispo-, aún no la conoce. Tampoco ha visto el informe del psiquiatra.

Las "acusaciones" de homosexualidad le fueron expuestas, asegura, en una reunión a la que le citó López de Andújar el pasado 24 de enero. La supuesta prueba que, según la Iglesia, demostraba su relación con el seminarista era una fotografía que se habían tomado en un viaje a Fátima en la que aparecían agarrados por el hombro y con el torso desnudo. "Hacía mucho calor y estábamos sin camiseta, ¿qué es este puritanismo? ¡Estamos en el siglo XXI!", protesta Andrés. Se trataba, además, de una imagen que solo tenían ellos y que desconocen cómo llegó a manos del obispado. "Estaba en mi ordenador, ni siquiera la subí a Facebook", dice Yannick.

"Estoy destrozado y muy decepcionado", explicaba ayer cabizbajo Andrés, mientras metía parte de sus cosas en una caja de cartón en su despacho de la modesta parroquia. Fuera, decenas de feligreses, entre el estupor y la indignación, estampaban su firma en protesta por su relevo, que habían conocido el día anterior. "¿Crees que la gente estaría aquí si yo fuera un sinvergüenza?", se quejaba poco antes de dar misa. El Obispado le ha prohibido residir en la localidad, y él de momento va a poner agua de por medio: "Me marcho a un monasterio de Estados Unidos con mis padres los dos meses de vacaciones de verano".

"Vengo todas las semanas desde Moraleja de Enmedio (a unos diez kilómetros de Fuenlabrada) porque él es una bellísima persona", aseguraba Estrella Guerrero ante el templo. El apoyo de los vecinos ha animado a Andrés a dar la batalla: "Lo he pensado, no voy a entregar las llaves".

Juan González Aguado escribió el 22 de Julio de 2011:

Algo ha pasado en Fuenlabrada.

Hay mucho ruido.

Quizá en esto el Foro no pueda pronunciarse.

No tenemos datos.

No podemos opinar de todo.

Pero si hay dolor. Mucho dolor

Saco esto en nuestro apartado de debate

por si alguien quiere expresar

los sentimientos que afloran

tras esta página de la prensa.

No entramos en dar la razón o quitarla.

Solamente decirle al que lo pasa mal.

Animo, amigo.

Francisco Margallo escribió el 24 de Julio de 2011

Es hora de que la democracia entre tambien en la Iglesia y que el obispo de Getafe escuche la voz del pueblo, que ya  ha hablado. Sea lo que fuere, no se puede castigar la homosexualidad porque es parte de la naturaleza del hombre / mujer y ambos son imágenes vivas del Dios cristiano. 

José Díaz escribió el 26 de Jukluio de 2011

Respecto del tema que nos ocupa ahora, estoy de acuerdo con lo que dice Juan, que no podemos tomar postura por falta de conocimiento de datos, que por otro lado, como dice una frase muy asumida desde siempre, "de internis" ni la Iglesia, pertenece al ámbito de la conciencia y nadie puede entrar en ella "a saco".

Pero me da ocasión de pensar en voz escrita:

no dudo que el obispo de turno ha obrado ajustándose escrupulosamente al derecho canónico, pero me pregunto, ¿es que el derecho canónico se ajusta al Evangelio?, cuando se elaboran sus artículos, que por cierto triplican en número a los que elaboraron, y criticó Jesús, los fariseos, cuando se elaboraron, repito, ¿se buscaba facilitar el anuncio del Evangelio o asentar en leyes esa institución llamada Iglesia, para asegurarse el poder?. El poder en sus distintas formas es, creo, lo más antievangélico.

Que ¿puede producir escándalo y por eso no puede vivir en su pueblo?, pero qué produce más escándalo el desliz ( si es que se puede hablar de desliz, porque este tema habría que debatirlo entre teólogos y  escrituristas, no canonicistas, y ver de una vez por todas si esa posibilidad de presidir la Eucaristía, porque es impensable cuando se reune en la ùltima cena lo hiciese con solo los apóstoles, lo haría con la comunidad que le seguía, en la que se encontraban hombres y mujeres, y es a ella, a la comunidad a la que le da la facultad de la Eucaristía y del perdonar) de un cura o el poder, vamos a llamarle político, o/y económico en que se ha convertido la Iglesia. ¡qué distinta y distante del Dios que nos presenta Jesús!.

¿Es posible que Jesús quisiera fundar una iglesia como la que ahora tenemos?, si es que él quiso fundar alguna iglesia.

Decimos que la gente se aparte de nosotros y, claro, lo atribuimos a un montón de cosas menos a nosotros mismos, pero claro no nos preguntamos por lo que estamo haciendo mal, las personas no se van, las echamos.

José Díaz